10 de enero de 2011

Dinoficha: Yangchuannosaurio

Yangchuanosaurio






Localización: China, Asia
Orden: Saurischia
Suborden: Terópodo
Familia: Methriacanthosáuridos
Significado del nombre: “Lagarto de Yangch’uan”
Tamaño: 7 a 10 metros de largo
Período: Jurásico
Dieta: Carnívoro
Especies: Y. shangyouensis, Y. magnus

Características
El Yangchuanosaurio era muy parecido al Allosaurio y fue uno de los mayores depredadores del Este de Asia a mediados del período Jurásico. Este terópodo poseía un cráneo enorme, el cual presentaba una cresta que se extendía desde la punta de la nariz hasta la parte frontal de sus ojos, en donde terminaba en forma de cuernos. Esta cresta poseía una serie de protuberancias que la hacía parecer aún más grande y al mismo tiempo, parecía aumentar el tamaño de su cráneo. Sin embargo, este cráneo masivo de 1.1 metro de largo, poseía sobre seis aperturas que lo hacían más liviano y al mismo tiempo, le daban agilidad. Este temible terópodo poseía una gran boca compuesta por 60 dientes curvos y afilados perfectos para desgarrar la carne de sus presas y para prohibir su escape durante un ataque. El cuello de esta criatura era corto y bastante robusto, lo, proveyéndole fuertes músculos que le permitían morder a su presa con una gran fuerza, aunque no mayor que la de su pariente occidental, el Allosaurio. El Yangchuanosaurio era poseedor de largas y musculosas patas traseras que le ayudaban a correr a grandes velocidades.

Descubrimiento y Hallazgos
El Yangchuanosaurio fue descubierto en las regiones de Yangch’uan, China en 1977 por un constructor que trabajaba en un proyecto llamado Shangyou Reservoir Dam. Lo más increíble del descubriento sin embargo, fue el hecho de que los fósiles consistían en un esqueleto casi completo. Un año después, en 1978, el paleontólogo Dong Zhiming nombró a la nueva especie de terópodo “Yangchuanosaurio shangyouensis”, haciendo referencia al lugar donde fue encontrado. Más tarde, se encontraron más restos de Yangchuanosaurio a lo largo de China, entre los que se desenterró una nueva especia a la que llamaron “Yanchuanosaurio magnus”, nombrado así en 1983, el cual a pesar de estar menos completo, presentaba un tamaño mayor al del espécimen descubierto en 1977, lo cual convierte al Yangcuanosaurio en el mayor depredador de China durante el período Jurásico, descubierto hasta el día de hoy.

Cráneo Singular
El cráneo del Yangchuanosaurio era enorme y estaba provisto de una cresta ósea, cubierta de protuberancias que la hacían parecer aún mayor. Esta cresta se extendía desde el frente de los ojos hasta la punta de la nariz. Una característica así, debió proporcionarle al cráneo mucho peso. Sin embargo, el Yangchuanosaurio presentaba unos seis huecos que hacían su enorme cabeza mucho más liviana, con lo cual, ganaba mucha movilidad. Se desconoce el propósito exacto de la cresta de este dinosaurio pero se piensa que pudo haber sido una señal para atraer pareja, ahuyentar a sus oponentes o bien, ambas cosas. No obstante, lo más sorprendente de su cráneo es la apertura donde se debió haber ubicado el cerebro. Ésta indica que el Yangchuanosaurio poseía un cerebro relativamente grande al compararlo con el tamaño y peso del cuerpo, y con otros dinosaurios de tamaño similar, lo que da a conocer que este animal no sólo fue uno de los carnívoros más grandes, sino también, uno de los dinosaurios más inteligentes de su época.

Hábitat
El Yangchuanosaurio vivió en el período Jurásico, hace 156 millones de años atrás en lo que hoy se conoce como China. Hoy, este país es abundante en grandes ciudades como Beijing y Hong Kong pero en los tiempos en el que el Yangchuanosaurio era el depredador dominante, China era una selva tropical abundante en coníferas, helechos y cicadáceas y era afectada por actividades volcánicas poco frecuentes. En ese entonces, las grandes manadas de saurópodos como el Mamenchisaurio se abrían paso entre la frondosidad de la selva y habitaban en las zonas más abiertas y los estegosáuridos como el Tuojiangosaurio se alimentaban de la vegetación baja. El Yangchuanosaurio compartió su hábitat con algunos de los más primitivos ancestros del Tiranosaurio rex y en estos ecosistemas jurásicos, este methriacantosáurido les daba caza. Sin embargo, hasta el rey de la selva puede ser víctima de los desastres naturales mayormente producidos por la actividad volcánica. Estos ecosistemas estaban repletos de pozos de brea o también llamados, “trampas de depredadores” y en este paisaje selvático, las inundaciones también eran frecuentes. Como todo terópodo gigante, es probable que el Yangchuanosaurio se ocultara entre la vegetación para acechar a sus presas y en un mundo tan exuberante, esto no era un asunto difícil.

Comportamiento
Debido a la escasez de material fósil, no se conoce mucho sobre el comportamiento del Yangchuanosaurio. Sin embargo, se sabe que dentro de su entorno, los saurópdos como el Mamenchisaurio eran comunes, lo que sugiere la posibilidad de que este carnívoro haya empleado la caza grupal para abatir al menos, a los miembros más jóvenes de las manadas de estos grandes herbívoros que estremecían la tierra con su paso. Se desconoce mucho sobre su reproducción y sobre la forma en que interactuaba con sus crías pero la probabilidad de que este terópodo haya practicado la cacería en grupo indica a su vez, que el Yangchuanosaurio cuidaba bien de su progenie y contaría con la ayuda de su grupo para garantizar la supervivencia de los miembros más jóvenes del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada