19 de febrero de 2014

Dinoficha: Mapusaurio roseae

Saludos, estimados lectores.

Hoy les dejo con una dinoficha de un terópodo muy poco conocido, pero que ha sido objeto de gran interés tanto para los paleontólogos como para el público general, pues ha abierto las puertas a nuevas teorías sobre el comportamiento social de los terópodos de gran tamaño. Se trata del Mapusaurio roseae.

Mapusaurio
Ilustración de Vitor Silva

Localización: Sudamérica
Clasificación: Saurischia, Terópodo, Carcharodontosáurido
Especies: M. roseae
Significado del nombre: Lagarto de la Tierra
Tamaño: 10 a 13.5 metros de largo (especulación)
Período: Cretáceo
Dieta: Carnívoro

Características
El Mapusaurio es uno de los mayores dinosaurios carnívoros conocidos. Basándose en los especímenes más grandes encontrados, los paleontólogos estiman que el animal superaba ligeramente los 12 metros de largo y que llegaba a pesar cerca de 5 toneladas. El Mapusaurio comparte muchas similitudes con su popular relativo, el Giganotosaurio carolinii. Al igual que éste, tiene un cráneo profundo pero liviano en el que presenta una pequeña elongación ósea que se extiende a lo largo del nasal en ambos lados del cráneo, formando lo que probablemente fue una cresta, aunque más pequeña que la de su relativo. Sus ojos estaban situados a ambos lados en la cabeza y posicionados casi en dirección opuesta uno del otro, privándolo de una visión binocular estereoscópica, por lo que probablemente debía girar la cabeza de un lado a otro para aumentar su campo visual. Presenta además una especie de diastema entre el morro y el maxilar, rasgo típico en la familia de los carcharodontosaurios. Sin embargo, difiere en tener nasales más rugosas y surcadas que no están fusionadas y que se hacen más estrechas al acercarse a la unión de éstas con el maxilar y el lagrimal. Presenta también una fosa antorbital más extensa y ventanas maxilares más pequeñas, además de barras más amplias entre las ventanas antorbital y maxilar. La estructura del cráneo y de sus mandíbulas sugiere que estas últimas no eran demasiado fuertes. Además, sus dientes achatados y pequeños con relación al tamaño de las mandíbulas no estaban diseñados para matar a su presa por asfixia de un solo mordisco, por lo que es probable que el animal atacara sus víctimas una o varias veces con el objeto de desangrarla hasta que ésta se desplomara debilitada y exhausta. Como todo allosauroide, el Mapusaurio posee un cuerpo de contextura poco robusta, lo que lo haría más ligero. También presenta brazos relativamente largos que probablemente pudo utilizar como herramienta de caza o de combate y patas traseras fuertes y aptas para correr a gran velocidad.

Descubrimiento e Historia
Los primeros y hasta ahora únicos fósiles de Mapusaurio registrados fueron excavados en la Formación de Huincul de Neuquén, Argentina entre 1997 y 2001 por la expedición argentino-canadiense conocida como el "Proyecto Dinosaurio", liderada por los paleontólogos Philip J. Currie de Canadá y Rodolfo Coria de Argentina, quienes lo describirían más tarde, en 2006. El hallazgo fue sorprendente no sólo por el hecho de tratarse de una nueva especie de terópodo gigante, sino también porque consistía en un grupo de sobre siete individuos de la misma especie, tratándose de lo que los científicos llaman "una cama de huesos". Los huesos recuperados entre todos los especímenes conforman la mayor parte del esqueleto, proporcionando así una visión bastante certera de cómo lucía el animal. En la publicación de 2006, Currie y Coria nombran a su descubrimiento "Mapusaurus roseae", aludiendo a la etnia mapuche (que significa "de la Tierra") que habita la zona donde fue encontrado.

Tamaño
El Mapusaurio es uno de los terópodos más grandes encontrados hasta el momento. Sin embargo, no existe certeza sobre qué tamaño alcanzaba y sus estimaciones varían notablemente. El ejemplar más largo del cual Coria y Currie proveen una estimación consiste en un fémur cuyas medidas permiten calcular que el animal completo pudo haber alcanzado los 10.2 metros de longitud. No obstante, Coria y Currie mencionan la presencia de ejemplares más grandes. Basándose en uno de los especímenes de mayor tamaño, algunos expresan que esta criatura pudo haber alcanzado cerca de 12.2 metros de largo o incluso un poco más. Entre los especímenes más grandes, se encuentra una fíbula y un eje del pubis que parecen superar las dimensiones de los del holotipo del Giganotosaurio carolinii. De acuerdo a la estimaciones calculadas a partir de estos ejemplares, se especula que el Mapusaurio pudo alcanzar una longitud máxima de 13.4 metros, aproximadamente, rivalizando en tamaño con el T-rex, el Carcharodontosaurio y el Giganotosaurio. Sin embargo, es de reconocer que dichas estimaciones aún son objeto de debate y deben ser evaluadas con mayor precisión.

Hábitat
El Mapusaurio habitó lo que en la actualidad es Argentina hace 97 a 94 millones de años, cuando ésta consistía en un paisaje dominado de grandes bosques, valles, zonas pedregosas y amplios terrenos abiertos cercanos al océano que ocasionalmente eran afectados por actividad volcánica. En este ecosistema variado, el Mapusaurio cazaba presas que variaban desde enormes saurópodos tinanosáuridos como el Argentinosaurio, hasta pequeños ornitópodos como el Loncosaurio, además de que probablemente encontraría competencia en otros terópodos que incluían dromeosáuridos unenlangíidos, abelisáuridos e incluso otras especies de carcarodontosáuridos como el Giganotosaurio.

Comportamiento

Cerca de siete especímenes de Mapusaurio de diversas edades fueron recuperados de la Formación de Huincul durante los cuatro años de excavación del "Proyecto Dinosaurio", sugiriendo la posibilidad de que se tratara de una familia y a su vez, de un posible yacimiento que indicaría comportamiento grupal en terópodos de gran tamaño. No obstante, no se descarta la posibilidad de que la acumulación de estos ejemplares se deba a los efectos posteriores de un fenómeno natural que ocasionara una muerte en cadena como por ejemplo, el estancamiento en un pozo de brea o el arrastre durante una inundación y que los individuos no necesariamente hayan muerto en el mismo lugar al mismo tiempo. Sin embargo, la escasez de fósiles de otras especies parece contrastar con esta hipótesis, por lo que la mayoría de los expertos coincide en que lo más probable es que los individuos formaran parte de un grupo posiblemente familiar y que hayan muerto juntos durante una catástrofe natural desatada en una zona particular. De ser esto cierto, el Mapusaurio sería el primer terópodo de gran tamaño del cual se obtiene evidencia fósil que indicaría un comportamiento social relativamente complejo. De hecho, es razonable pensar que el Mapusaurio adoptara un estilo de vida grupal que le facilitara el cuidado de las crías. Además, el congregarse en grupos le permitiría derribar presas de gran tamaño como los saurópodos con los que cohabitó. Sin embargo, considerando que esta teoría fuese cierta, es de mencionar que se desconoce cómo estarían estructurados estos grupos y por tanto, existe controversia sobre cómo sería la interacción entre los individuos que los conformaban sobre todo, durante la adquisición de alimento y la reproducción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada