21 de abril de 2012

Dinoficha: Deinonychus


Deinonychus

Localización: Norteamérica
Clasificación: Saurischia, Terópodo, Dromeosáuridos
Significado del nombre: “Garra Terrible”
Tamaño: 3 a 4 metros de largo
Período: Cretáceo
Dieta: Carnívoro



Características
La cabeza y el cerebro del Deinonychus eran muy grandes con relación al tamaño de su cuerpo. Sus ojos, al estar posicionados hacia adelante, le proporcionaban una excelente visión binocular. Además, recientes estudios demuestran que al igual que las lechuzas y otras aves de presa, el Deinonychus era capaz de ver en la oscuridad y era un excelente cazador nocturno. Sus dientes eran aserrados y estaban dirigidos hacia atrás, lo que le facilitaba al animal sostener a sus presas y para desgarrar su carne. Los brazos del Deinonychus eran bastante largos. Sus patas traseras también eran muy largas, lo que le permitía correr a gran velocidad. En cada una de sus patas tenía tres dedos movibles equipados con afiladas garras, perfectas para atacar a cualquier desafortunada víctima que se cruzara en su camino. Al igual que todos los dromeosáuridos, tenía una cola rígida y flexible perfecta para mantener el equilibrio incluso al dar una vuelta completa en fracciones de segundos debido a una serie de espigas óseas en su estructura. Pero de todas las características visibles en este dinosaurio, la más sorprendente y la que lo distingue como dromeosáurido es sin lugar a dudas, la garra en forma de hoz en el segundo dedo de cada pata trasera. Mientras caminaba o corría, el Deinonychus mantenía la garra erguida para evitar su desgaste. Pero al momento de lanzarse sobre su víctima, la apoyaba sobre la carne de ésta para apuñalarla en puntos vitales y así, debilitarla y derribarla. Debido a que era un miembro primitivo del grupo de los dromeosaurios, los científicos se plantean dudas sobre si este animal tuvo plumas o no. La mayoría piensa que por las muchas características que le Deinonychus comparte con las aves, es muy probable que su cuerpo estuviese cubierto de plumas, mas un pequeño número opina en que aún no estaba en un punto tan próximo a las aves ni a los velociraptóridos más avanzados de finales del Cretáceo y que siendo un dromeosáurido basal, es posible no hubiese desarrollado una capa de plumas tan compleja. Sin embargo, este segundo grupo no descarta la posibilidad de que los individuos jóvenes estuviesen cubiertos por cierto tipo de plumaje, además de que esta aseveración ha perdido vigor durante los últimos años, habiendo más consenso en que la presencia de plumas era una característica típica de los dromeosaurios y de los deinonycosaurios en general. 

Descubrimiento y Hallazgos
Los primeros fósiles del Deinonychus fueron descubiertos en Montana, Estados Unidos en 1964 por Grant E. Meyer. Fue nombrado en 1969 por el Dr. John H. Ostrom 
(el padre de una nueva era en la historia de la paleontología), quien lo describió. Tras haber estudiado el fósil, Ostrom concluyó que el Deinonychus era muy diferente a los demás miembros de su clase debido a que tenía características tanto de los carnosaurios como de los coelurosaurios. El Deinonychus fue también el primer dinosaurio en el cual se fijaron los paleontólogos para proponer la teoría de que los dinosaurios hayan sido de sangre caliente debido a su gran parentesco con las aves, siendo el iniciador de lo que en la paleontología se conoce como el "Renacimiento de los Dinosaurios". Hasta el día de hoy, se han encontrado más de nueve esqueletos de Deinonychus en las regiones de Montana. Uno de los hallazgos más asombrosos consiste en lo que aparenta ser un grupo de Deinonychus encontrados alrededor de otro fósil perteneciente a un Tenontosaurio. Este descubrimiento ha arrojado nueva luz a la idea de que el Deinonychus cazaba y atacaba a sus presas en grupo.

Hábitat
A principios del Cretáceo, hace aproximadamente 115 a 110 millones de años, cuando el Deinonychus rondaba en Norteamérica, el mundo era distinto al que hoy vemos. Lo que hoy es el estado de Montana y casi toda la zona Oeste central de los Estados Unidos estaba compuesto por planicies inmensas quizá con unas pocas colinas y muy poca presencia de montañas y picos. Estas planicies estaban ocupadas en su mayor parte por extensas praderas y sabanas, aunque no era raro encontrar algunos bosques de exuberante vegetación en los que se encontraban los principales recursos de agua, tales como ríos y charcas que se formaban en éstos y en donde se alimentaban los dinosaurios más grandes. En estos espacios abiertos y en los bosques frondosos, el Deinonychus viv
ía oculto entre la vegetación baja, acechando a las manadas de herbívoros como el Tenontosaurio y el Sauropelta, evitando ser cazado por grandes carnívoros como el Acrocanthosaurio y compartiendo su mundo con otros carnívoros pequeños como el Microvenator. 

Cerebro, Sentidos e Inteligencia
El cerebro del Deinonychus era muy grande con relación al de otros dinosaurios semejantes en tamaño. Estudios detallados sobre éste demuestran que este pequeño terópodo tenía un excelente sentido de la audición que le permitía escuchar cualquier cosa aunque estuviese a varios kilómetros. Su agudo olfato bien podía ser usado para detectar el olor de una presa a gran distancia como también para identificarse con otros miembros de la misma especie. Pero más sorprendente aún era su sentido de la vista. Éste último no sólo estaba altamente desarrollado, si no que también proveía al Deinonychus de visión nocturna, lo que le ayudaba a cazar incluso en las noches más oscuras sin la menor dificultad. Las observaciones sobre el cerebro de esta criatura han sido útiles, mas no determinantes a la hora de estudiar su inteligencia. Aún así, se ha especulado que el Deinonychus fue uno de los dinosaurios más listos de los que se tiene conocimiento, sólo superado por algunos troodóntidos. Se cree de hecho, que empleaba estrategias de caza coordinadas. Debido a la velocidad con la que debía actuar a la hora de atacaba a sus presas, no es de extrañarse que debiera pensar rápido al coordinar sus movimientos. De hecho, se piensa que el Deinonychus coordinaba técnicas de ataque incluso más rápidamente de lo que lo harían muchos animales actuales.

Comportamiento
Dado que se han encontrado varios esqueletos de esta criatura en el mismo lugar, se ha especulado que el Deinonychus usualmente cazaba en manadas. Muchos científicos piensan que estas manadas eran regidas por un orden social similar al de los lobos, con un macho o una hembra dominante y mantenida por otros ocho u hasta diez individuos. Algunos esqueletos se encontraron alrededor de un herbívoro de 6-7 metros de largo llamado Tenontosaurio, lo que ha confirmado que el Deinonychus se alimentaba de animales incluso más grande que él. Además, se han encontrado los fósiles del fémur de un Tenontosaurio que demostraba haber sido atacado por este pequeño carnívoro. Algunos científicos piensan que este animal pudo haber alcanzado velocidades de hasta 50 y 52 km/h, lo que haría del Deinonychus uno de los cazadores más rápidos de su época, siendo también capaz de abatir y vencer presas que lo superaban en tamaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada