8 de abril de 2015

Dinoficha: Ornithomimus

Muy buenas a todos. Hoy, tenemos una dinoficha un tanto especial, pues en muchas ocasiones, lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en terópodos tienden a ser los miembros más grandes y feroces de este grupo, como el famoso T-rex, el Espinosaurio o el Giganotosaurio o quizás, los pequeños, pero fieros dromaeosaurios, como el Velociraptor o el Deinonychus. Sin embargo, no todos los terópodos eran carnívoros estrictos y la dinoficha de hoy se centra en un terópodo muy peculiar que no era precisamente un mortífero depredador. Se trata de... ¡El Ornithomimus!

Ornithomimus
 
Ilustración de Andrey Atuchin

Localización: Norteamérica
Clasificación: Saurischia, Terópodo, Ornitomímido
Significado del nombre: Imitador de Ave
Tamaño: 3.5 a 4 metros de largo
Período: Cretáceo
Dieta: Omnívoro
Especies: O. velox, O. edmontonicus

Características
El Ornithomimus es un dinosaurio bastante similar a las avestruces y emúes de la actualidad tanto en forma, como en tamaño. Los ejemplares de mayor tamaño alcanzan los entre los 3.5 y los 4 metros de largo, 2 de alto y un peso aproximado a los 200 kilogramos, aproximadamente. Este terópodo presentaba un cráneo pequeño en el que poseía un pico estrecho, alargado y desdentado. Su cuello era largo y su cuerpo, relativamente grácil. Sus brazos eran alargados y angostos y terminaban en tres largos dedos con garras afiladas, de los cuales, el primero era el más extenso, características que, junto con un torso más corto, lo diferenciaban de otros ornitomímidos. Sus patas traseras también eran considerablemente largas con relación al tamaño del cuerpo y en éstas se observaba que la tibia era cerca de un 20% más larga que el fémur. La longitud y estructura de las patas traseras del Ornithomimus y el diseño de su cuerpo permiten afirmar que éste era un animal muy veloz. De hecho, algunos científicos sugieren que podría alcanzar velocidades superiores a los 70 km/h. Su cola también era larga y se cree que le era útil a la hora de balancearse mientras corría. Como en la mayoría de los ornitomímidos, su cerebro era grande comparado con el de otros dinosaurios y muchos expertos coinciden en que las porciones cerebrales de mayor tamaño están dedicadas a la coordinación kinestésica (que está asociada al movimiento de los músculos, tendones y articulaciones). Descubrimientos recientes apuntan a que este dinosaurio estaba cubierto de plumas. Se recuperaron tres especímenes que mostraban impresiones de plumas filamentosas. Uno de ellos era un ejemplar juvenil, en el cual se aprecia una capa de plumaje que bordea su cuello, patas y espalda. Los otros dos especímenes aparentan tratarse de ejemplares adultos y parecen mostrar plumas penáceas (las que forman en ala de un ave) en los antebrazos, aunque estudios posteriores pusieron en duda que este fuera el caso.

Descubrimiento e Historia
El descubrimiento de los primeros fósiles de Ornithomimus se remonta al año 1889 y se le atribuye al cazador de fósiles, George Lyman Cannon, quien encontró los fósiles en el Cañón Lyman, cerca de Denver, Colorado. Éstos serían descritos el año siguiente por el famoso paleontólogo, Othniel Charles Marsh, quien los identificaría como una nueva especie a la que nombró Ornithomimus velox, aludiendo a las patas similares a las de un avestruz. Curiosamente, el género había sido previamente utilizado para otro dinosaurio descubierto en New Jersey en 1865, el cual fue posteriormente reclasificado, validando el nombre para la especie descrita por Marsh. Inicialmente, Marsh pensó que se trataba de un ornitópodo, como el Hypsilophodón, pero en 1892, tras estudiar un nuevo espécimen más completo descubierto en Wyoming por John Bell Hatcher, lo reclasificó en un nuevo grupo, distinto a todos los conocidos hasta entonces al que llamó Ornithomimosauria. Marsh había descrito cerca de cinco especies de Ornithomimus, algunas de las cuales actualmente son inválidas. En los años posteriores, nuevos ejemplares se extrajeron desde la parte oeste de Estados Unidos y del Sudoeste de Canadá. Eventualmente, muchos de los ejemplares inicialmente identificados como Ornithomimus resultaron pertenecer a otros géneros. Actualmente, sólo se reconocen dos especies, O. velox y O. edmontonicus, aunque hay quien opina que el Struthiomimus sedens, una especie nombrada en 1981 por el propio Marsh y posteriormente separada del género, también puede ser válida, aunque existe controversia sobre eso.

Dieta Variada
El Ornithomimus presentaba un pico largo y relativamente puntiagudo, similar al de algunas aves de la actualidad que se caracterizan por una alimentación generalizada. Se cree que al igual que éstas, el Ornithomimus, así como la mayoría de los miembros de su familia, estaba adaptado para explotar eficientemente una dieta omnívora consistente en diversas plantas, semillas y frutos, así como en insectos, crustáceos, pequeños reptiles, anfibios, mamíferos y peces. Algunos paleontólogos incluso sugieren que este terópodo picoteaba los nidos de otros dinosaurios para alimentarse de los huevos o de las crías recién nacidas.

Hábitat
El Ornihomimus vivió desde hace 70 millones de años, a finales  del Cretáceo hasta hace 65 millones de años, en la actual parte oeste de Norteamérica. Muestras geológicas revelan que éste era un lugar compuesto por inmensos bosques en los que predominaban las coníferas, helechos y cicadáceas, que eran alimentados por cuerpos de agua dulce que se formaban en zonas montañosas. Estos bosques bordeaban extensas praderas abundantes en vegetación baja. Aquí el Ornithomimus coexistía con grandes herbívoros, como los akylosaurios, ceratopsianos y hadrosaurios y también con otros terópodos más pequeños, como troodóntidos y oviraptorosaurios, los cuales pudieron haber representado una posible competencia por el alimento. También es muy probable que fuese una presa potencial de otros terópodos, como el famoso Tiranosaurio rex, el Nanotyrannus y el Dromaeosaurio. Es posible que el Ornithomimus se desarrollara en áreas densas o predominantes en arbustos, donde tendría ventaja sobre la mayoría de los depredadores a la hora de huir.

Comportamiento
Partiendo del descubrimiento de varios fósiles de Ornithomimus y del comportamiento de las actuales ratites, los paleontólogos piensan que tanto el Ornithomimus, como la mayoría de sus relativos se aglomeraba en grupos y que se desplazaba de esa forma probablemente, como medida de seguridad. De este modo, proveía protección para sus crías. De hecho, el hallazgo de dos crías encontradas en las cercanías de un ejemplar adulto sugiere que este terópodo proveía cuidado a los individuos jóvenes durante un período prolongado, pues se estima que los especímenes juveniles tenían cerca de un año de edad al momento de su muerte. Se cree que el Ornithomimus y la mayoría de sus parientes presentaban dimorfismo sexual, siendo el macho de algún modo más colorido que la hembra. También se ha sugerido que tanto el macho como la hembra participaban en el cuidado de las crías, siendo el macho quien ocasionalmente empollaba a los huevos mientras la hembra iba en busca de alimento, como ocurre con las avestruces en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada